Articulo de Alergias

Muchas personas con alergias y asma que viajan durante el verano enfrentan desafíos especiales. Las Vacaciones son un momento excelente para pasar tiempo al aire libre, explorando una nueva ciudad o descansando en una playa.

Pero más tiempo al aire libre significa más exposición a los agentes irritantes comunes del verano, que pueden producir los síntomas de alergia y asma. Las reacciones que pueden molestar o en el peor de los casos, ser una amenaza para la vida, pueden rápidamente ensombrecer la alergia del viaje.

Durante las vacaciones, los pacientes con alergia y asma deberían controlar el nivel diario de polen y ozono. Para evitar el exceso de síntomas, limite su tiempo al aire libre en los días donde la calidad de aire es pobre. tome medidas para evitar picaduras de mosquitos, evite los nidos de avispas y de otros insectos. Los insectos voladores se sienten atraídos por los olores de las comidas al aire libre y picnics, vigile su comida y bebida para evitar comensales no invitados. Es muy importante tomar en cuenta lo anterios, sobre todo si estamos en un area de bosque o en el campo (al aire libre), si observamos cambio de conducta (no querer jugar, pérdida del apetito, si presenta síntomas en tubo digestivo, asco, vómito, diarrea, etc.) en algunos de nuestros hijos o personas que nos acompañaran, si son pequeños, debemos de hacer una inspección minuciosa de su piel en busca de alguna picadur o aguijón, porque puede estar presentando una reacción anafiláctica, provocada por la picadura de insectos.

Durante las vacaciones es fácil perder la noción del tiempo, sin embargo, es importante mantener los horarios en que toma sus medicamentos, use la alarma de su reloj o celular para recordar que es hora de la siguiente toma de sus medicamentos.

Ventile su auto antes de emprender un viaje largo, baje las ventanillas y encienda el aire acondicionado, para ayudar a que salga el polvo y otros alergenos del vehículo.

Evite manejar con las ventanillas bajas si usted u otra persona sufren de alergias al polen o al moho, es mejor usar el aire acondicionado.

Cuando viaje en avión, lleve todos sus medicamentos y asegúrese de que estén correctamente etiquetados y hágaselo saber a las personas de los puestos de control (aduanas). Tenga cuidado con la comida del avión, es preferible comprar algún alimento en los locales del aeropuerto, avuse al personal de la aerolínea sobre su alergia. Cuando reserve un hotel pregunte si hay cuarto para alérgicos; y antes de sus vacaciones, un mes antes, visite a su alergólogo, quien lo orientará para que disfrute de sus vacaciones.